No van a creer lo que encontraron estas personas, luego de escuchar algo debajo de esta acera


Esta es la historia de un despiste imperdonable, pero con final feliz. Ha tenido lugar en Vorónezh, Rusia. Una perra embarazada se había quedado enterrada bajo la acera de su calle después de que unos operarios municipales hicieran varias reparaciones en las tuberías de la zona.

A principios de septiembre, parte del pavimento de esta parte de la ciudad, al suroeste de Rusia, se derrumbó, dejando al descubierto un agujero en la tierra, según informó el Daily Mail.

Los trabajadores del consistorio fueron llamados para arreglarlo y, en algún momento, el animal se escondió bajo los escombros. Nadie se percató de ello, de forma increíble, y tapiaron la calle con adoquines.

La familia del animal se extrañó de su ausencia y, tras dos días sin ver a la perra, comenzó a escuchar unos ruidos extraños que venían del punto donde se había abierto la tierra. Llamaron al Ayuntamiento pero nadie quería reabrir la calle, por el coste que suponía. Así que el propietario de la perra pasó a la acción.

Como se ve en este vídeo, levantó el acerado y movió la tierra de debajo, hasta que deja ver el morro de su mascota, asustada pero en buenas condiciones.


No van a creer lo que encontraron estas personas, luego de escuchar algo debajo de esta acera

log in

reset password

Back to
log in